Salud

Somos seres musicales

chica disfrutando de la musica

Aunque no lo creas todo en tu vida necesita de ritmo, para caminar, para respirar, para el sexo y muchas otras cosas. Bajar los niveles de ansiedad que altera ese ritmo es posible con la música.

Si quieres levantar el ánimo no hay nada como la música para lograrlo. Ella tiene un poder increíble sobre los seres vivos, dicen algunos que incluso sobre las plantas y otros más osados dicen que es la forma más sencilla que tendremos de comunicarnos con seres del espacio.

Nuestro cerebro recibe la música y hace algo insólito con ella, la separa, el ritmo es recibido por la corteza frontal izquierda y la parietal de ese mismo lado, además del cerebelo derecho. La letra es asunto del que se ocupa el área de Broca, la corteza visual y otras áreas que tienen que ver con las respuestas emocionales. Mientras que el tono es manejado por el lóbulo temporal y la corteza prefrontal, además del cerebelo. Quizás esto nos deje entender por qué ser músico es un talento tan especial, no cualquiera puede tenerlo por más que lo desee; pero lo que si puede cualquiera es apreciar la música en su totalidad.

musicoterapia

Como es sabido es una gran ayuda para combatir las enfermedades, claro que no es un medicamento; pero en conjunto con tratamiento médico ha demostrado que aumenta la capacidad de recuperación de las personas. Algunos estudios esgrimen que cuando desde niños se escucha con frecuencia música, la vida es más feliz, son mejores en el lenguaje y también son más creativos.

Escuchar música impacta en todo nuestro cerebro, lo que quiere decir en todo el cuerpo, es capaz de ayudarnos a combatir uno de los peores males de esta era y uno de los desencadenantes de más enfermedades en el ser humano, me refiero al estrés. Es capaz de bajarnos los niveles de ansiedad más rápido que cualquier medicamento y tiene la particularidad de provocar en nosotros una actitud más optimista. Como la meditación zen puede activar zonas de nuestro cerebro y hacer que nuestro cuerpo se relaje; pero con la diferencia que la meditación de este tipo se necesita de respiración bien hecha, suave, profunda y si lleva movimiento, estos deben ser gráciles. En cambio, para lograr relajarse con la música solo hay que escucharla y debe ser de un tipo que te guste, ella es capaz de desconectarte de tu entorno estresante y conectarte con sensaciones positivas.

manos en postura zen

Cuando haces zen clásico estático, debes fijar una posición, con la música puedes estar como te sientas mejor. Algunos combinan estas dos formas de alcanzar espacios para la tranquilidad del pensamiento y para darle libertad al espíritu de ser él mismo.

Con frecuencia nos vamos a la cama a dormir y no nos tomamos un tiempo para relajarnos antes. Ayuda mucho escuchar música que te agrade y si esta es suave mejor porque no quieres entusiasmarte a esa hora y alterar tu organismo. Es como si te pusieras a hacer ejercicios en la noche antes de ir a dormir, luego te bañas y te vas a la cama, tu estado no sería el más idóneo para descansar. Si quieres dormir bien es muy recomendable que trabajes en el hábito de escuchar música relajante y en posición muy cómoda y luego de un rato, antes de dormir haces algunos ejercicios de respiración, suave y profunda que termine de ayudar a liberar tu mente, verás con qué energía amanecerás al adía siguiente.

Pin It on Pinterest